de maig 28, 2013

Neu de Primavera

 Los peor parados son los alérgicos, que tienen que combatir la invasión de la pelusa blanca, que se reparte por parques y caminos.